Wednesday, December 17, 2014

Revolución del común



"Por «el común» entendemos, en primer lugar, la riqueza común del mundo material –el aire, el agua, los frutos de la tierra y toda la munificencia de la naturaleza– que en los textos políticos clásicos europeos suele ser reivindicada como herencia de la humanidad en su conjunto que ha de ser compartida. Pensamos que el común son también y con mayor motivo los resultados de la producción social que son necesarios para la interacción social y la producción ulterior, tales como saberes, lenguajes, códigos, información, afectos, etc. Esta idea del común no coloca a la humanidad como algo separado de la naturaleza, como su explotador o su custodio, sino que se centra en las prácticas de interacción, cuidado y cohabitación en un mundo común que promueven las formas beneficiosas del común y limitan las perjudiciales. En la era de la globalización, las cuestiones del mantenimiento, producción y distribución del común en ambos sentidos, así como en los marcos ecológicos y socioeconómicos, se tornan cada vez más centrales.
Sin embargo, con las anteojeras de las ideologías dominantes de hoy día resulta difícil ver el común, aunque esté a nuestro alrededor. En las últimas décadas, las políticas gubernamentales neoliberales en todo el mundo han tratado de privatizar el común, convirtiendo los productos culturales –por ejemplo, la información, las ideas e incluso especies de animales y plantas– en propiedad privada.

Sostenemos, uniendo nuestras voces a las de muchos otros, que se debe resistir a tales privatizaciones. Sin embargo, la opinión corriente asume que la única alternativa a lo privado es lo público, es decir, aquello que es gestionado y regulado por Estados y otras autoridades gubernamentales, como si el común fuera algo irrelevante o extinto. No deja de ser cierto, desde luego, que mediante un largo proceso de cercamientos la superficie de la tierra se ha visto casi completamente dividida entre propiedad pública y propiedad privada, de tal suerte que los regímenes comunales de la tierra, tales como los de las civilizaciones indígenas del continente americano o los de la Europa medieval, se han visto destruidos. Y, sin embargo, buena parte de nuestro mundo es común, está abierto al acceso de todos y es desarrollado mediante la participación activa. El lenguaje, por ejemplo, al igual que los afectos y los gestos, es en su mayor parte común y, de hecho, si el lenguaje fuera hecho privado o público –es decir, si porciones considerables de nuestras palabras, frases o partes del discurso se vieran sujetas a la propiedad privada o a la autoridad pública–, entonces el lenguaje perdería sus poderes de expresión, creatividad y comunicación. Con este ejemplo no se pretende tranquilizar a los lectores, como si se diera a entender que las crisis creadas por los controles privados y públicos no son tan malas como parecen, sino más bien ayudar a los lectores a recapacitar su visión, reconociendo el común que existe y lo que éste puede hacer. Éste es el primer paso en un proyecto encaminado a recobrar y expandir el común y sus potencias.

La alternativa aparentemente exclusiva entre lo privado y lo público corresponde a una alternativa política igualmente perniciosa entre capitalismo y socialismo. Se suele asumir que la única cura para los males de la sociedad capitalista es la regulación pública y la gestión económica keynesiana y/o socialista y, a su vez, se supone que las enfermedades socialistas sólo pueden tratarse con la propiedad privada y el control capitalista. Sin embargo, el capitalismo y el socialismo, aunque en ocasiones se han visto mezclados y en otras han dado lugar a enconados conflictos, son ambos regímenes de propiedad que excluyen el común. El proyecto político de institución del común que desarrollamos en este libro traza una diagonal que se sustrae a estas falsas alternativas –ni privado ni público, ni capitalista ni socialista– y abre un nuevo espacio para la política."
Michael Hardt/ Toni Negri: Commonwealth. El proyecto de una revolución del común. (Akal, 2011)

Sunday, December 14, 2014

Mis películas 2014



Momento de recuentos ...y listas. Muchos las encuentran inútiles. Otros las odian y las encuentran un ejercicio snob. Perec las amaba.  A mí me organizan -cristianamente- el año. Aunque aún faltan un par de semanas para que se termine este año...esto ya es parte oficial de mi cosecha 2014.



1.- Maidan . (Serguei Loznitsa)
2.- Adiós al lenguaje (J. L Godard)
3.- Jauja (Lisandro Alonso)
4.- Hard to be a God (Aleksei German)
5.- Perdida (David Fincher)
6.- Dos disparos (Martín Rejtman)
7.- Cronica de un comité (José Luis Sepúlveda- Carolina Adriazola)
8.- Propaganda ( Colectivo Mafi.tv)
9.-  Inside Llewyn Davies (Hermanos Cohen), 
10.-Welcome to NY (Abel Ferrara)
11.- La vida de Adele (A. Kechiche)
12.- La gran Belleza (Paolo Sorrentino)
13.-  El rostro (Gustavo Fontán)
14.-  From what is before (Lav Díaz)
15.- Matar a un hombre (Alejandro Fernandez Almendras)
16.- Soy mucho mejor que vo (Che Sandoval)
17.- Lobo de Wall Street (Martin Scorsese)
18.- Manakamana (S Spray y P. Velez)
19.- Cavalo Dinheiro (Pedro Costa)
20.- Ver y escuchar (José Luis Torres Leiva)
Bonus:  Los rockers.(Matias Pinochet)

Saturday, November 22, 2014

Clase



"Donde hay solidaridad- una solidaridad que no puede venir de afuera, que no puede esperarse de nadie- o sea, cuando se rompen los vínculos del antagonismo, hay conciencia de clase, y viceversa. Cuando no hay solidaridad ni conciencia no hay clase, solo masa pequeñoburguesa con su buena psicología". Andrea Cavaletti en "Clase: el despertar de la multitud" (Adriana Hidalgo: 2009)

Mis problemas con la crítica. Escritos de campo 2005-2013

Ha vuelto la cuestión de la crítica, la pregunta por su función, la extinción de su espacio en los medios y las posibilidades que plantea más allá del periodismo o la crítica académica. Estoy preparando algún texto nuevo. Repasando mi cronología personal, he dedicado bastante tiempo a escribir sobre este asunto.  Sumo a esto un cierto - pequeño pero insidioso- malestar respecto al libro "La butaca de los comunes"  (Cuarto Propio, 2012) de Hans Stange y Claudio Salinas que busca ser un análisis de discursos de la crítica de cine en Chile... donde ni el sitio que editamos hace 9 años (laFuga) ni los distintos planteamientos que hemos realizado desde ahí sobre la crítica se mencionan (escasas líneas y con desidia, a decir verdad). Si a eso sumamos dos encuentros públicos sobre el asunto (2005: la crítica de cine en Chile  y 2008: Modelos de la crítica en Extensión UC y Cineteca Nacional respectivamente), podemos decir que la cuestión de la crítica, sí, nos ha preocupado.

Y nos sigue preocupando.

Por cronología

- La crítica. Fugar, fugarse...¿de qué? . Texto del 2005 en laFuga, sirve como especie de manifiesto y a la distancia se observa con candor.

- Crítica, mercado, poder. Texto del 2006, sobre la cuestión del "crítico de festival" y las relaciones con el mercado. 

- Recepciones de Fuguet. 2006. Se acusa recibo a partir de un texto de Fuguet de cierto "estado de las cosas" relativos a discursos críticos. Requiere una urgente actualización.

- Mercado y contingencia. Estrategias del valor. Texto incluído en el dossier "Estados del cine Chileno" del año 2008. Sobre el tema de la contingencia y la potencia re-distributiva del valor. Plantea una intervención crítica "en presente".

- Mantener las tensiones, sostener los cruces. Apareció el año 2013 en el libro Enfoques al cine chileno entre dos siglos (Lom) editado por Mónica Villarroel, que compilaba las ponencias del año 2012 del encuentro en Cineteca Nacional. Realmente un texto que comenzó a escribirse hacia el 2009 y fue retomado después con varias actualizaciones, síntesis, recortes. El tema central son las nuevas estrategias para la visibilización de la crítica y el contexto de la burocratización de saberes en el campo cultural local.

Sunday, October 05, 2014

Chilean cinema: a brief chronicle (2012)

Rescatando artículos...

Chilean cinema: a brief chronicle (2012) aparecido en "Socio-critical aspects in latin american cinema (s)". Isabel Maurer Queipo (editora)









Friday, October 03, 2014

Nuevo índice laFuga.cl / Primavera 2014


Artículos






Manny Farber


Nymphomaniac
Elogio de la mentira Por:  Ivana Peric y Nicolás Ried



Entrevistas:

Cine latinoamericano: debates y perspectivas


Libros:


Cine Chileno




Wednesday, October 01, 2014

Elisa Eliash: Territorios inestables



Texto incluido en el libro "El novísimo cine chileno" (Uqbar, 2011)

Elisa Eliash
Territorios inestables


Con sólo un film estrenado hasta la fecha- y con otro en ciernes- Elisa Eliash se ha transformado en una cineasta esencial para comprender los caminos que ha seguido el cine chileno entrando en la segunda década del dos mil. Y si de tendencia a operaciones cinematográficas complejas se trata, Elisa Eliash debería estar inserta, sin duda, en el polo constructivo… aún cuando eso signifique la no aplicación de alguna regla sobre su cine, alguna definición tajante sobre su poética o la determinación de algo que básicamente se encuentra promisoriamente en curso.

Mami te amo aparece como un objeto no identificado el año 2008.  Ese mismo año gana el Festival de Cine B de Santiago, después de haber circulado como work in progress en algunos festivales y realizar un recorrido que incluyó: Pesaro, Tolousse y FICV.

Inmediatamente acapara la atención (y la sospecha) de directores y críticos: sus raíces no parecen haber estado en la escuela documental-realista, pero así tampoco a la escuela del género cinematográfico (muy propia de los 90). Ni absolutamente realista, ni absolutamente narrativa. Su entrada parece más bien, por un lado, enfáticamente formal- arrancar la visualidad de su referencia aumentando el grafismo de la imagen - y por otro lado residual- una marginalidad social que recuerda a ratos a los personajes de Victor Gaviria o Aldo Francia, aunque es claro que el comentario de Eliash no se termina en la lucha de clases.

Formalismos

1.- La rigurosidad de Eliash en el plano de la imagen cinematográfica no admite concesión al momento de establecer una dialéctica entre destrucción y construcción.

Se trata de eliminar los academicismos del plano, por un lado entendido como enunciación directa (“mostrar la realidad”) y por otro como transparencia narrativa (“cámara invisible”). Para ello deberá crear un sistema de violación (ruptura, divorcio, quiebre) por vía de la luz y el encuadre. Desde lo primera escena, la sobre exposición – símil a la metáfora de la ceguera presente en todo el filme-  el blanco y alto contraste. Eliash refracta la luz, quiebra su direccionalidad, hace molestar al ojo por vía de objetos que la difuminan o la intensifican: espejos rotos, lentes, contraluces con rayos a la cámara. Y también su opuesto: su ausencia, pieza obscura, noche subexpuesta.  Por el lado de la cámara: se trata de dejar en claro su presencia (siempre en mano, inestable) estableciendo encuadres que fragmentan los cuerpos, frustrando la expectativa de totalidad. Movimientos bruscos con la cámara: no se trata de juegos de niños, si no de intentar expresar una fractura, que pasa por la mirada y quiebra los ejes de la narración (ni subjetiva, ni objetiva) dificultando su linealidad.  Por último: el desenfoque. Presente durante largos tramos del filme, frustra la profundidad de campo y la nitidez. No podemos ver más allá, y esa impotencia a imposibilidad genera una estética borrosa, fragmentada, a ratos ensoñada.

2.- Segunda instancia del formalismo: la adherencia constructiva al montaje[i]. Elementos que vienen del  cine de vanguardia y del constructivismo soviético: comienza con tópicos visuales, objetos en blanco y negro en que la niña, detrás de una “máquina oculista” debe ser chequeada. Los elementos que componen esta primera secuencia (figuras, reencuadre circular dentro del plano) parecieran estar refiriendo a los grafismos de Man Ray y el primer cine mudo. Eliash no sólo toma esto: todo el montaje – en sus propias palabras la seducción permanente del “corte a…”- tiene el impulso de la gratuidad y el contraste. Máquina Vertoviana, asociación de ideas que construye un universo poético en shock y discontinuidad. El montaje de Eliash es tanto operación conceptual como poesía y fractura. La hilación debe entenderse como una superposición no lineal de planos visuales que Eliash tensiona con la focalización narrativa de su protagonista.

Infancia

La brusquedad visual de estos tratamientos contrasta con la fragilidad de sus protagonistas. Son sus cuerpos los que están sometidos al riesgo, a la amenaza, a una presencia violenta de exterior- la ciudad de noche, el desarraigo materno, la deriva-. Ellas: caminan por la ciudad, producen sus ritos, inventarean historias, generan un rito de palabras que las protegen: “tranca tranca tranca tranca…”. ¿Ficción, realidad? La ficción en Eliash es una manera de sobrevivir a la exterioridad, a “la cruda realidad”: Una finge estar embarazada y pide dinero en un puente peatonal cercano a Villa Portales. La otra juega a hacerse ciega- como su madre- creando una poción de cloro. Ambas se encuentran en el puente de cemento a contar historias macabras de Fantasilandia. “y…y…y…”. Esas historias no terminan, es su musicalidad la que construye su hilo continuo, el jugueteo con sus palabras, el tono de sus voces: la oralidad. ¿coa? ¿juegos de lenguaje? ¿juegos de niños?. Uno y otro: se solapan y transmutan; se superponen.

Y es que Mami te amo es un filme sobre la infancia: su mudez, desarraigo, orfandad. La Madre –ciega, tosca, abraza el caos. Raquel la espera pero así también rehuye de su autoridad. En un paseo a Fantasilandia la madre la pierde y confunde con otra niña sin siquiera darse cuenta. Una tragedia implícita recorre esta confusión, esta des-vinculación. La niña, sola, camina por la ciudad. Planos sin sonido y una cámara en mano la siguen en la noche. Ella, sin rumbo, tararea, juega.

Residuos

1.-Mami te amo es también una cinta sobre los márgenes entendidos como trazados simbólicos e imaginarios; recorridos desde un punto de vista desde lo excluido. Su estética residual abarca zonas geográficas- la Villa Portales, Fantasilandia- y espaciales- puentes peatonales sobre carreteras, habitaciones sucias, paredes rayadas- que son a la vez metáforas de un Santiago en ruinas, los restos utópicos de aquello que no fue, remanentes de un todo social del cual sus personajes fueron marginados.

Sin ser un filme propiamente “social”, sus imágenes refractan una precariedad tan interior- como intimidad, rito y vivencia- como exterior- sin comunidad, sin Estado, sin política. Siendo la parte que queda fuera del todo, un “no-todo” que configura alegoría. Monstruos, entonces, excesos: la amiga de Raquel- Viola- es desafiante y su lengua parece un idioma maldito, los cuerpos avanzan a rastras desde el lente que los deforma y desenfoca.

Ceguera, mirada parcial, mirada parcelada. Fragmentos. Su borrosidad es símil de un obscurecimiento que es también a nivel de la conciencia. Las imágenes de Mami te amo están filtradas por una imposibilidad y su violencia es también esa[ii]. Hablamos de retornos, entonces, la ficción devorando al mundo, la imagen que no sólo muestra o narra, produce destellos, relaciones entre plano y plano…una arqueología visual. Nada en ellos, nada en nosotros: restos, fósiles.


Destrucción

Eliash habría realizado un film sobre la precariedad. Sin caer en la denuncia, sin crear una ficción que se acabe en el drama, habría creado un mundo al interior del mundo, un lenguaje cifrado en signos y conjuros, una existencia bajo la rúbrica de lo visible, bordeando lo invisible, y construyendo los modos de visibilizarlo. Su cine no es “social” - por estar afianzado en un “mundo del cine”, antes que un “cine del mundo”- pero es este mundo creado, recortado en fragmentos, demolido en su retórica, ruinificado en su contexto, distorsionado en su imagen, el que se desplaza hacia un inconsciente político, activo en el recuerdo de la lengua, acusado en los despojos de la infancia.

Raquelita en la primera escena produce un terremoto con sólo pensarlo.

Alrededor suyo, durante todo el film veremos ruinas, espacios en desalojo, vínculos en destrucción. La última imagen es una casa destruida. Mami te amo no sólo es inestable en su narrativa y su cámara, es también inestable en su territorio. Más que narrar, Eliash desmonta en bloques la experiencia cinematográfica, para establecer un sentido renovado de ella.







[i] La preocupación por el montaje no es nueva y en los ejercicios de video experimental realizados bajo su “Trilogía rusa”, dónde, en plan paródico/experimental, Elisa Eliash hizo sus reversiones: “Robot Kuleshov effect”   “Staircase the Odessa”,  “I am the dog”. Relecturas del efecto Kuleshov, Acorazado Potemkin y del método Pavlov respectivamente. En “Aquí estoy, aquí no” (2011), el montaje es también e lelemento central bajo el cual una estructura compleja, de distintos tiempos y niveles de realidad, se construyen.
[ii] Es por ese fundamente cognitivo que no estamos hablando aquí solamente de una estética excéntrica y astuta. Son las relaciones con un “arcaico” pasoliniano las que dificultan su consumo y su reducción a mera operación formal y narrativa.

Tuesday, September 23, 2014

Un mundo común




" De ahí también que la certeza injustificable en un mundo común sea la base de la política, entendida como esa dimensión del quehacer humano que asume que la vida es un problema común. Los sistemas políticos, sus instituciones y sus clases dirigentes tienden a conjurar este problema haciendo de lo común un monopolio o su proyecto particular.
En la medida en el que la vida en el planeta ha ido estrechando sus vínculos de interdependencia, la lucha por este monopolio se ha recrudecido, hasta el punto de que actualmente la trama de la relaciones que componen la vida social es percibida, directamente, como una trampa. (...) Frente a ello, recuperar la idea de mundo común no es una forma de escapismo utópico. Todo lo contrario. Es asumir el compromiso con una realidad que no puede ser el proyecto particular de nadie y en la que, queramos o no, estamos ya siempre implicados"
Marina Garcés "Un mundo común"